Rastreando por el monte.

Compartí tus fotos y salidas de caza menor
Avatar de Usuario
hidalgo reyes
Mensajes: 794
Registrado: Mar Nov 23, 2010 12:17 pm
Ubicación: Santiago del Estero.

Rastreando por el monte.

Mensajepor hidalgo reyes » Lun Mar 21, 2016 9:09 pm

Rastreando por el monte.

Un jinete que cruzó por el campo, (por ejemplo).
El que sabe, con sólo ver el rastro puede deducir (si el animal es de terreno arenoso, blando, duro o piedra): "si es vecino del lugar, a qué hora más o menos pasó, si es hombre mayor o muchacho el que monta, si va en busca de animales o va cruzando simplemente, qué clase de meztización es el caballo, es decir criollo o puro o cruza ya sea pesado o liviano, porte del animal, si es muy nuevo (domado) o caballo hecho de 4 a 6 años; si viene viajando desde lejos, si el caballo está flaco, gordo o agotado, en ciertos casos si el animal es hembra y a veces hasta de qué color de pelo puede ser. Sin contar los defectos físicos que pueda tener, ya sea rengo, manco, lumanco, chapino o pasuco (animal de doble paso, no tiene trote). Además del rumbo que lleva.
Estimado lector: ¿usted cree que confundíamos los rastros de las pocas pasadas que hacía Bairoletto, con las de los vulgares ladrones de ganado de la zona? No, había una gran diferencia hasta en su itinerario.
El rastro vacuno es también muy conocido, quién no ha visto alguna vez uno, pero de ahí a saber sus costumbres, en campos abiertos por supuesto, su modo de moverse, de buscar ciertos reparos de día o de noche, por qué lo hace, es el secreto que el hombre sabe. Y esos son los conocimientos que aplica.
Todos los animales en su estado natural y en su propio ambiente son precursores de un sin fin de anuncios, el hombre curioso los observa y de ellos aprende, copia tanta sabiduría como la que se puede encontrar en las páginas de un buen libro escrito a tal efecto.
Cuando se escucha, ya sea de día o de noche, que la hacienda se inquieta, las madres llaman a sus crías insistentemente. Se produce un revuelo de balidos y allá lejos otras vacas contestan, mugen y se amontonan buscando los corrales u otros reparos.
Empiece a rezar si es creyente, pues no pasará mucho rato que se producirá un fenómeno, ya sea terrestre o celeste. Tenga la plena seguridad que algo sobrenatural ocurrirá.
Pareciera que la vaca posee el don de la ubicuidad cuando tiene cría chiquita de dos o tres días de vida. La esconde en lugar seguro, cuando siente sed, quizás recorre 5 ó más kilómetros, es decir se aleja todo lo necesario para saciar su sed.
Si en este lapso el ternerito que permanece bien oculto, sin moverse, es molestado y huye, al salir disparando da dos balidos muy curiosos y tan raros, que más se parecen a un grito o chillido. La vaca no tardará mucho rato en aparecer hecha una fiera, tirando cornadas a cuanto bulto se le cruce, es muy, pero muy peligrosa en estos casos. Hablo como es de imaginar de hacienda salvaje.
Entre la oveja y la chiva es más fácil equivocarse los rastros, ya que estos son casi parecidos en forma y porte. Por supuesto, difieren entre sí. Como es también distinto el comportamiento de ambas especies.
El rastro de la oveja refleja de hecho a su poseedor, mansa y humilde. Son dos uñas paralelas que a veces parecen unirse en la parte delantera. Tiene un cierto parecido al rastro de la vaca, con la diferencia de porte, como es de imaginar.
En cambio la chiva, hablar de este animalito, las travesuras de este raro y juguetón que dicen fue creado por el diablo, no cabe la menor duda que así sea. Su rastro desordenado es un conjunto de pisadas de distintos tipos y formas. También son dos uñas, pero unidas, solamente en la parte trasera.
Es fácil individualizar a cada animal por su rastro, pues es casual que una pisada se parezca a otra. Además se mueven en forma rápida y en grupos numerosos, de modo que donde cruzan van haciendo una rastrillada muy difícil de equivocar. Es un animal muy curioso de observar en su comportamiento, causa risa y rabia a la vez, es tan de mala cabeza la pobre que con tal de caminar a la deriva, abandona a sus propios hijos.
Esta posee también algo así como una brújula loca, que en vez de señalar los puntos cardinales, sabe de qué cuadrante soplará el viento, qué es importante saber para el movimiento de los animales, pues en su mayoría, hasta el hombre se guía por él.
Por las tardes se rodean las cabras en la playa o corrales del puesto, cuando ésta se echa a descansar rumiando despreocupadamente, la mayoría de ellas apuntan con su cabeza hacia el punto que soplará el viento, ah! y que no sea noche de luna llena, porque a cualquier hora se escucha cierto movimiento, dos o tres balidos y adiós chiva, salen al viento como loco sin sombrero, nunca se pierden, pero si se las come el vecino.
Luego viene el rastro de la mula, que siendo hija de la yegua y el burro no se parece a ninguno de los dos. Además ya para 1930 al 40, creo que ya tendía a desaparecer hoy la mula propiamente dicha, que era hija de la yegua criolla, por lo tanto tenía porte y color de pelo característico, al que nosotros, hombres de campo, le llamábamos color de mula por no saber definir esta variedad de pelo.
Creo en mi modesta opinión, que el mular cambió de color del pelo con la meztizacion de la madre, porque el padre fue siempre un burro con color de burro. En conclusión: rastros es la impresión hecha en el suelo por las patas de los animales, cualquiera sea, desde el elefante a la hormiga. Un ave que vuela deja su rastro en el espacio, según los entendidos, lo que ocurre es que nuestro ojo no lo puede ver.
Rastros del pasado: tierras, bardas, cañadones, lomas, hondonadas y cerros, volcanes. Todo te señala con dedo sabedor lo que fue aquello. Y también cómo se está destruyendo en forma muy lenta pero segura. La piedra misma con ser un material tan duro se avejenta y se rompe. En la pampa hay lugares muy visibles de este fenómeno natural, no se necesita ser un genio.
Rastros del presente: vegetación, los animales, ríos, huellas, es decir caminos que ya han desaparecido, población, pozos para extraer agua y todo aquello que está hecho por la mano del hombre y confirmando los rastros del presente están las viejas cruces y sepulturas por doquier que también han desaparecido.
A los rastros del futuro, no lo puedo predecir me los imagino como un gigante que viene,( destructor, tal ves del medio ambiente ojala esté equivocado). Decía; T. Domínguez.

Amigos del Foro: De tanto andar monteando. Cuando vuelvo pal rancho (estancia) saben una cosa, me dedico a observar el rastro, y si vieran como descubro cosas lindas, me siento un rato al costado y dejo que el aroma del monte me llene de vida,y el canto del los pajaros me lleva a donde nadie me alcanza, luego silbando despacio siento que todo el bosque me acompaña; hay belleza en el. Un abrazo.
Avatar de Usuario
miguiondelmedio
Mensajes: 699
Registrado: Lun Abr 04, 2011 12:13 pm

Re: Rastreando por el monte.

Mensajepor miguiondelmedio » Dom Mar 27, 2016 10:56 am

Una vez más, gracias.
Avatar de Usuario
hidalgo reyes
Mensajes: 794
Registrado: Mar Nov 23, 2010 12:17 pm
Ubicación: Santiago del Estero.

Re: Rastreando por el monte.

Mensajepor hidalgo reyes » Dom Mar 27, 2016 7:11 pm

bueno gracias, un abrazo
Avatar de Usuario
abel1202
Usuario
Usuario
Mensajes: 1781
Registrado: Lun Abr 21, 2008 9:32 pm

Re: Rastreando por el monte.

Mensajepor abel1202 » Mié Feb 22, 2017 7:58 am

Yo también te doy las gracias.
Ferloni
Mensajes: 938
Registrado: Mié Sep 28, 2016 9:34 am

Re: Rastreando por el monte.

Mensajepor Ferloni » Jue Feb 23, 2017 2:27 pm

Muy gentil lo suyo Sr. Se agradece.
Avatar de Usuario
hidalgo reyes
Mensajes: 794
Registrado: Mar Nov 23, 2010 12:17 pm
Ubicación: Santiago del Estero.

Re: Rastreando por el monte.

Mensajepor hidalgo reyes » Sab Feb 25, 2017 5:35 pm

Bueno espero que les haya sido útil. Un abrazo

Volver a “Relatos y experiencias”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados